Liderar equipos de trabajo

“8 imprescindibles para liderar equipos de trabajo sin desfallecer en el intento”.

Varias de vosotras me habéis pedido que hable sobre cómo gestionar grupos de trabajo y qué puntos son importantes para tener en cuenta cuando se trabaja con personas.

Me acuerdo de la primera vez que tuve que gestionar un grupo de personas en el trabajo y tratar de liderarlo.

Estaba perdidísima, no sabía por dónde debía de empezar, esperaba que mi superior o algún compañero me echara un cable.

No fue así y hoy, 10 años más tarde te confieso que me hubiese gustado recibir consejos y feedback de cómo estaba gestionando a mi equipo, en que podía mejorar y si estaba haciendo algo bien.

Esta ha sido la tónica general de mi vida profesional, ¡buscarme la vida!

Reconozco que este estilo de aprendizaje autodidacta va bastante conmigo y, me pregunto cuánto influye la necesidad por tener que resolver una situación y cuánto tiene que ver con que venga de serie en la personalidad de cada persona.

Hoy quiero compartir contigo mi aprendizaje tras miles de errores gestionando grupos y liderando equipos de trabajo.

Por eso hoy quiero ayudarte y contarte,

“Los 8 imprescindibles para liderar equipos de trabajo sin desfallecer en el intento.”

Para empezar, tenemos que diferenciar entre un grupo y un equipo de trabajo, ¡no son lo mismo! , este es uno de los principales errores que cometemos la mayoría de responsables de personas en el entorno laboral.

La principal diferencia entre grupo y equipo de trabajo es el grado de involucración que tiene la persona con una causa colectiva, (los objetivos de la empresa, el resultado de una campaña…).

Esto se ve muy bien en los deportes colectivos, diferenciamos claramente cuando un club deportivo está trabajando como grupo y cuando está trabajando como equipo.

Cuando las jugadoras compiten con la mentalidad de que forman parte de un equipo, trabajan para aportar la mejor versión de sí mismas para que el equipo gane, se apoyan y refuerzan mútuamente porque sienten un compromiso superior con el colectivo al que representan y consigo mismas. Priorizan el bien común frente a sus individualidades.

Sin embargo cuando compiten como grupo, cada jugadora está comprometida con su individualidad, con cumplir con su posición de juego. Todas comparten el hecho de que están compitiendo juntas, interactúan y se comunican, pero no se suelen apoyar porque su nivel de involucración con la causa colectiva que les une es muy débil o inexistente.

En resumen, un grupo de trabajo es un conjunto de personas que interactúan entre sí, que cumplen con su individualidad, pero que no tienen una meta en común. Mientras que un equipo de trabajo está formado por un conjunto de personas que les une una meta en común, que comparten un sentido de pertenencia y están regidas por unas normas acordadas entre todas.

“Los equipos se lideran, los grupos se dirigen.”

 

Así que si con esto prefieres formar grupos de trabajo ¡suerte!.

Sin embargo,  si prefieres formar y liderar equipos de trabajo, tienes que saber que conlleva más esfuerzo, más tiempo, más dedicación y mucha paciencia porque tendrás que desarrollar un gran autocontrol y autorregularte ante las tempestades que van a ir sucediendo cuando haya personas reticentes a salir de su zona de confort. Aún con todo esto que suena fatal, desde mi experiencia personal te garantizo que merece sobradamente la pena.

Si quieres formar y liderar  equipos de trabajo, tienes que comprometerte a establecer un liderazgo y una gestión del equipo con una visión clara e ilusionante, innovadora y dinámica. Construir una organización y estructura flexible y ágil, trabajando orientados a los resultados a medio y largo plazo.

 

Para construir y liderar equipos de trabajo, te recomiendo que tengas en cuenta,

 

“ LOS  8 IMPRESCINDIBLES PARA LIDERAR EQUIPOS DE TRABAJO SIN DESFALLECER EN EL INTENTO.”:

 

#1. CREA UN SENTIMIENTO EN EL EQUIPO MEDIANTE TU ACTITUD Y COMPORTAMIENTO.

Crea en el equipo una actitud que favorezca a que se consigan los resultados  que queréis obtener. Como líder sé el espejo de lo que hay que hacer, de lo que quieres ver en tu equipo. Se lidera desde el ejemplo.

#2. ESTABLECE LOS OBJETIVOS Y METAS EMPRESARIALES, TENLOS MUY PRESENTES TODO EL AÑO.

Este es un error común, la mayoría de los emprendedores, en la mayoría de las pymes e incluso grandes empresas, no se establecen objetivos de empresa, se trabaja como pollo sin cabeza.

#3. DETERMINA EL RUMBO A SEGUIR, INVOLUCRA, ESCUCHA Y COMPARTE CON TU EQUIPO.

Si no tienes en cuenta a tu gente, no les escuchas, ni compartes el rumbo a seguir,  ¿para que les pagas?, ¿para que les contratas?, ¡ahh, ya sé!, les tienes en la empresa, en el proyecto, para satisfacer a tu ego. ¿Cómo de involucrado te sientes en algo cuando no tienen en cuenta tu opinión?

#4. PLANIFICA, CALENDARIZA Y DEFINE LOS OBJETIVOS A CONSEGUIR. DE UNA FORMA MEDIBLE, CONCRETA EN EL TIEMPO, EN LA FORMA Y, QUIEN ES EL RESPONSABLE DE CADA ÁREA Y TAREA.

Este es otro error común en la pymes, trabajar en lo abstracto, al final conduce a la frustración, al agotamiento y a la falta de identificación con lo que se hace, porque no se sabe quien tiene que hacer que ni por lo que se está trabajando.

#5. ALINEA A LAS PERSONAS HACIA LA CONSECUCIÓN DE LO QUE LAS UNE, LA META.

Las personas que forman un equipo son cada uno de su padre y de su madre, tienen más cosas que las separan en su día a día de la que las une, es fácil que en el camino se pierda el norte, y se alejen de los objetivos. Por eso, es tu responsabilidad como líder de equipo, determinar el rumbo a seguir, subirte a un árbol si es necesario y gritar ¡estamos en la selva equivocada!,  agrupémonos para recordar cuál es el destino al que queremos llegar.

#6. TEN EN CUENTA LOS RECURSOS NECESARIOS PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS, PREGUNTA A TU GENTE QUE NECESITAN.

Si quieres llegar a la luna, tienes que valorar que necesitas un cohete espacial, un equipo de ingenieros espaciales, ingenieros del cuerpo humano, meteorólogos,  astronautas… hacer estimación económica, de recursos humanos, en tiempo…

#7. ASUME TUS RESPONSABILIDADES COMO LÍDER DE EQUIPO (permite que existan nuevos líderes en tu equipo en función de la temática a abordar. Tú no tienes porque saberlo todo, rodéate de personas en tu equipo que aporten y sepan más que tú en sus áreas).

Pierde el miedo a pasar a un segundo plano si es necesario, permite a tu gente brillar y, permanece cerca para cuando te necesiten, asume plena responsabilidad de tu posición y comparte los éxitos con todos ellos. “La función del líder no es tener más seguidores, sino crear más líderes.”  Ralph Nader.

#8. DALAS AUTONOMÍA, MOTIVA E INSPÍRALAS PARA CONSEGUIRLO.

Cada persona tiene unas habilidades que las hace únicas, refuérzalas, señala sus puntos fuertes y no hagas sangre de los débiles, identifica quién puede hacer qué acorde a sus habilidades.  El equipo es más potente que la suma de las partes, los equipos que actúan con autonomía, responsabilidad y creatividad, son aquellos orientados al desarrollo. Sólo si el equipo crece, las personas crecen, no al revés. Consigue que las personas reflexionen, se comprometan y consigan resultados.

 

¿Tienes alguna experiencia con tu equipo que quieras compartir? Seguro que podemos recopilar más experiencias y echarnos un cable entre todas.

Te espero en los comentarios.

xo

Natalia

          

8 comentarios en ““8 imprescindibles para liderar equipos de trabajo sin desfallecer en el intento”.

  1. Gracias por compartir estas reflexiones tan valiosas. Justamente en este momento me enfrento a cambios en mi equipo que tienen que ver con esto: personas que sólo son parte del grupo y sólo piensan en sus necesidades y en mantener su zona de confort. Sin duda voy a usar este material como punto de partida para una reflexión dentro del equipo que lidero! !

  2. Que contenido tan valioso para comenzar a formarse como líder femenina. Gracias por tus consejos 🙂 Me orientan para que cuando llegue él momento ser un líder a seguir. Cariños desde Argentina.

  3. Me encanta lo de que la función del líder es hacer más líderes. Un verdadero líder no tiene miedo a que le hagan sombra. También me gusta mucho lo de que el equipo es más que la suma de las partes.
    No abunda en las empresas el tipo de líder que nos propone Natalia. Ojalá aprendan y practiquen lo que nos dice Natalia.

    • Gracias Esperanza, desafortunadamente es así, este tipo de líder no abunda en las empresas y, aún siendo pocos, no es una utopía, existen y podemos lograr que aumente este tipo de liderazgo en el SXXI. Un buen punto de partida, es comenzar a dedicarse horas a una misma. Un beso

Deja un comentario