Cómo gestionar el miedo.

Alguna vez…  ¿Has sentido miedo a no estar a la altura?

¿Has dado 10.000 vueltas a tus pensamientos antes de abrir la boca?

¿Te has sentido paralizada para negociar tu salario?

¿Has pensado alguna vez que eres un fraude?

 

Es por el miedo.

El  miedo es una emoción básica en los seres humanos, todas sentimos miedo.

El miedo tiene el poder de paralizarnos y también de salvarnos la vida.

Nos hace sentir mal, asustadas, indefensas y puede hacer que tiremos la toalla.

En nuestra profesión solemos tener miedo a no cumplir las expectativas y fracasar.

Nos morimos de miedo sólo de pensar que los demás se den cuenta de que somos un fraude.

Y para evitar que todo el mundo vea nuestra vulnerabilidad, solemos escondernos o huir.

 

Por el miedo, no expresamos nuestra opinión en la reunión de planificación anual, no dedicamos tiempo suficiente a hacer un “briefing completo” a nuestro equipo ni a nuestro proveedor…

 

“Mejor no me voy a dejar ver mucho, no vaya a ser que me encuentre acorralada y no haya espacio para escapar”.

 

Esto lo provoca el miedo, sí, aunque también pueden ser consecuencia de la desorganización, falta de confianza y autoestima, pero al fin y al cabo éstas también nacen desde el miedo.

El miedo a tener el “control”, el miedo a “amarte” a ti misma, el miedo a SER. responsable de TU VIDA.

Además, tenemos miedo a algo que posiblemente ni te imaginas.

Cuando lo descubrí, comencé a entender muchas cosas en mi vida.

Tenemos miedo a nuestro “éxito”, a lo que podemos llegar a ser y hacer.

 

Como dijo Marianne Williamson,

Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta.”

 

Pero… ¿dónde surge?, ¿qué es lo que te paraliza o activa?, ¿cómo puedo gestionarlo?, ¿cómo paso a la acción?

 

¿Dónde surge ?

El miedo es una respuesta biológica que se activa en la amígdala de nuestro cerebro al percibir un peligro.

Su función es ayudarnos a sobrevivir.

Gracias al miedo, sabemos reconocer un peligro y podemos adoptar una estrategia para nuestra supervivencia, que puede ser la parálisis, huir o luchar.

Si vas por la calle y al cruzar la esquina te encuentras con un León, lo que sientes, es miedo y tu reacción instintiva será huir para salvar tu vida.

Si estás en una sala de juntas y, tienes que exponer tu proyecto, eso que sientes, no es un miedo real, sino imaginado, porque en ningún momento tu vida va a estar en peligro. Lo que sientes nace del miedo y, se llama ansiedad.

El problema está en que la amígdala no sabe reconocer entre un peligro real o imaginado y, el ser humano ve amenazas donde realmente no las hay,  nuestra percepción nos juega malas pasadas.

Seguramente te has currado mucho tu proyecto, lo controlas al detalle y te has preparado la presentación, pero tu inconsciente, percibe esa situación como una amenaza, porque en el pasado viviste una situación similar con malos resultados.

Cuando gestionamos mal la emoción miedo, producimos más miedo , que llevado al extremo puede derivar en ansiedad, estrés y fobias.

 

¿Qué es lo que te paraliza o activa?

La percepción que tienes sobre ti misma.

La percepción la construyes con tus pensamiento, creencias y las palabras que te dices.

El miedo, real o imaginario es una amenaza, activa a tus pensamientos y creencias limitantes y fomenta que tengas una percepción errónea de ti misma y de lo que te rodea.

Te dices que no vas a ser capaz de hacerlo, que no va a salir bien, que no le interesa a nadie…

 

¿Cómo puedo gestionarlo?

El miedo nos obedece.

El problema no es que sintamos miedo, todas las personas lo sentimos, incluso las personas más seguras lo sienten.

Como te comenté la semana pasada en este artículo, es necesario sentir las emociones, sin bloquearlas.

Y el miedo es necesario sentirlo para nuestra supervivencia, sin él, tendríamos comportamientos temerarios, el problema es lo que hacemos con él.

No se trata de eliminarlo, sino de cambiar la percepción que tenemos sobre nosotros mismos y sobre el mundo.

 

¿Cómo paso a la acción?

Toma conciencia del miedo que estás sintiendo, del lugar y el motivo de porqué crees que lo sientes.

Te propongo estos 3 ejercicios para afrontar tu miedo imaginario y decirle,

¡hola miedo!, ¿sabes qué?, ya no me achantas.

 

Prueba esto:

  1. Anota los pensamientos que tienes cuando lo sientes.
  2. Recuerda en qué situaciones sueles sentir miedo imaginario, ansiedad, estrés. Observa y reflexiona si encuentras una relación con una vivencia del pasado, tuya o familiar.
  3. Ahora,  ¿Cómo te quieres sentir ante el miedo?

¡Vamos! Te llevará 5 minutos.

Con respeto y amor,

 

1 comentario en “Cómo gestionar el miedo.

  1. Hola, como siempre espero esta charla imaginaria…y como siempre…me reconcilia con mis emociones mas profundas.
    Sobre el miedo…he tenido la experiencia de una entrevista con un futuro cliente importante y que me presionaba a tener mis cosas en un tiempo y forma no posible en mi actividad…Logre darme cuenta que sentia miedo a no estar a la altura y por suerte analice ese miedo y comprendi que no debia tener miedo a mostrarme como era, como manejaba mi trabajo y que no era como el lo hacia…Conclusion : Fue exitosa la reunion…relaje a mi “oponente” llevandolo a mi “timing”, al tiempo que tiene cada cosa. Supere el miedo a mostrarme como soy…como creo que debe ser lo que hago.
    Gracias por este espacio de construccion de las emociones y su expresion.

Deja un comentario