Entrenamiento para escuchar.

¿Qué pasaría si escucharas más y mejor?

Escuchar, qué bonita palabra.

Hoy en día, el que sabe escuchar está muy cerca de ser un artista.

Un artista que hace arte con un acto generoso y accesible a todas las personas.

Y como todo artista, desarrolla su arte practicando, entrenando la escucha.

¿No te parece bello encontrar la escucha en una conversación?

Escuchar es un pulso entre la musicalidad de las palabras y el silencio del que escucha, un baile entre la liberación de expresión de quien habla y la atención dirigida al significado de los sonidos de quien escucha.

La escucha no es habitual, desafortunadamente no la ejercitamos, aunque creamos que sí, la mayoría de las veces nos limitamos a oír, por un oído entra y por el otro sale.

Escuchar no va sobre poner la atención en nosotros, sino de poner la atención en los demás.

Sin embargo, constantemente pisamos las palabras de los otros con nuestros pensamientos, no reposamos el significado de lo que nos están transmitiendo, sentimos un hambre atroz de quedar por encima, de soltarlo, no estamos dispuestos a dejar entrar ni un ápice de otros en nosotros.

“Tenemos atracones de nosotros mismos, nos indigestamos y lo vomitamos sobre los demás”.


¿Alguna vez te has sentido escuchada? ¿Cómo lo has sabido? ¿Qué has sentido?

Posiblemente, has respondido que sí, que te has sentido escuchada alguna vez, que lo has sabido porque la conversación fluía, era rítmica, te sentías bien y respetada.

Entonces ¿qué pasaría si “tú” escucharas más?, en general en la vida, con tus amistades, pareja, familia.

 

¿y qué pasaría si escucharas más a tu equipo, compañeros, jefes?

 

Pues que aumentaría tu influencia sobre ellos, porque las personas que te hacen sentir bien son las que admiras, respetas, sigues y con las que quieres pasar más tiempo.

Y al final, liderar es influir, por eso si aprendes a escuchar mejor aprenderás a liderar mejor.

La escucha tiene un poder magnético, su efecto es instantáneo.

No es fácil, es posible.

Tenemos muchos años de escuchar sólo hacia dentro, aún así podemos empezar a escuchar hacia afuera, sólo tenemos que entrenarnos.

Y como sé que es muy fácil asentir ahora y decirte a ti misma, es verdad, tengo que empezar a escuchar más, pero una vez metida en la vorágine del día a día, vuelves a lo mismo, te comparto de forma breve y directa mi plan de entrenamiento para que empieces a escuchar más y mejor a tu gente.

 

PLAN DE ENTRENAMIENTO : ESCUCHAR + Y MEJOR

 

Día 1 – Mira al corazón de quien te habla, no te fijes sólo en las palabras. Las palabras suelen jugar al despiste, el corazón es inocente como un niño.

Día 2 – NO interrumpas. IMPORTANTÍSIMO.

Día 3 – Escucha activamente, atenta, centrada en lo que te están transmitiendo.

Día 4 – Haz preguntas, muestra tu interés en lo que te están contando. Genera conversación, que no sea un monólogo

Día 5 – Evita cambiar de tema, cuando acabe su tema, empieza con el tuyo.

Día 6 – Revisa tus emociones. Si te pueden pasar una mala pasada, aplaza cordialmente la conversación.

Día 7 – Asimilación (no pienses, suelta, déjate fluir en la conversación).

Este es un entrenamiento contínuo,  focaliza en un aspecto nuevo cada día, no pretendas dominar los 6 pasos anteriores en cada conversación, porque te perderás, déjalo fluir y acabará saliendo de manera natural.

Estoy segura de que te será útil, prueba, cualquier duda te espero en los comentarios.

Nos vemos la próxima semana.

Con respeto y amor,

2 comentarios en “¿Qué pasaría si escucharas más y mejor?

Deja un comentario